AMiPyMES
Calle Pancho López #117, Colonia Benito Juárez
Nezahualcóyotl, Estado de México
Teléfono  5793 5596

Diferencias entre un PAC y el servicio gratuito del SAT

Escrito por Asociación de Micros, Pequeñas y Medianas Empresas y Emprendedores
Visto: 270
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A partir de que el SAT obligó a utilizar la factura electrónica, aparecieron muchos PAC que manejan un sinfín de ventajas para usarlos como Proveedores Autorizados de Certificados para las facturas digitales.

Vamos a analizar los aspectos más relevantes entre emitir tus facturas a través de la aplicación gratuita del SAT o bien contratar los servicios de un PAC. Un PAC es una entidad autorizada por el SAT para vender CFDI, es decir, facturas electrónicas.

Es el equivalente a las imprentas cuando la factura era de papel; a las imprentas autorizadas se les solicitaba la impresión de facturas; ahora con los PAC, se contrata sus servicios y se obtienen folios digitales para emitir facturas electrónicas.

El SAT tiene un servicio gratuito para eso, tiene su propio sistema para facturar electrónicamente.      

De hecho, tiene dos aplicaciones, una que es la que aparece en la aplicación de Mis Cuentas y la otra que aparece en otro módulo. En el primero debes cumplir ciertos requisitos para emitir la factura, en el segundo debes tener tu e.Firma o bien tu certificado de sellos digitales.

Contras de usar la aplicación del SAT

1.- En la aplicación de Mis Cuentas, la factura, aunque tiene los requisitos fiscales para fungir como comprobante fiscal, en muchos lugares no los aceptan, porque da la impresión de ser un documento simple hecho con un programa de edición de texto.

2.- En la aplicación de Mis Cuentas el sistema es tan rudimentario, que cada vez que quieres hacer un nuevo documento debes volver a introducir todos los datos del tercero.

3.- El diseño es poco profesional, lo que bajará tu imagen como proveedor.

4.- En el sistema alterno al SAT debes timbrar tu CFDI. Aquí necesitas tener tu Certificado de Sello Digital y tu e.Firma. Hacer este proceso engorroso solo hace más tedioso el momento, ya que pueden ocurrir muchos problemas relacionados con JAVA o su compatibilidad.

5.- No hay un control de clientes; es decir, cada vez que quieras emitir un CFDI, deberás anotar todos los datos fiscales de la empresa. Imagínate realizar 100 facturas, te puede tomar todo un día y más, además, se corre el riesgo de capturar mal los datos.

6.- Los archivos no se almacenan por mucho tiempo, por lo que debes tener muy buen control de los .pdf y los .xml.

7.- Es poco intuitivo. Es complejo de manejar.

8.- Usa demasiados tecnicismos para alguien que no está acostumbrado a facturar.

9.- El diseño sigue siendo pésimo.

10.- No puedes agregar comentarios extras.

Razones para usar el sistema gratuito del SAT

1.- Tanto en la aplicación de Mis Cuentas como en la otra alternativa, todo es completamente gratis.

2.- Si solo facturarás unas 10 veces al año, esta es tu mejor opción.      

3.- Los documentos son válidos en todos los sentidos del SAT.

La realidad, es que facturar por medio del SAT, no es una buena opción si lo que buscas es algo más sencillo y formal.

Llevo poco más de 19 años revisando, haciendo y corrigiendo facturas, y desde mi punto de vista, es preferible contratar los servicios de un PAC si es que se factura mucho. Los beneficios, tanto en tiempo como en costos son muchos.

Beneficios de contratar un PAC

1.- Tienes control total de todos los documentos que emites. La mayoría de ellos te permiten almacenar los .xml y .pdf durante largos periodos de tiempo.

2.- Si factura a un mismo cliente muy seguido, solo debes introducir una sola vez sus datos. Disminuye el riesgo de capturar mal los datos del cliente.

3.- Facturar 100 facturas te pueden tomar a lo mucho una hora. Ya que cuentan con procesos automatizados

4.- Prácticamente todos los PAC y sus distintos distribuidores dan un excelente servicio al cliente.

5.- La mayoría de las configuraciones las puedes hacer tú, o bien el PAC.      

6.- Al igual que en el SAT, si tu sello digital ha caducado, también puedes timbrar a través de tu FIEL.

7.- Tienes control total de tus clientes y puedes revisar sus historiales cada vez que lo necesites.

8.- Aunque el sistema de PAC está hecho para Microempresas y PYMES, si eres de los que emite 10 facturas al año, los costos siguen siendo de algún modo accesibles.

9.- Todos los PAC te permiten modificar las plantillas de tus facturas; es decir, las representaciones gráficas y puedes darle una imagen más profesional a tu negocio.

10.- Algunos PAC te permiten agregar inventarios de productos y ahorrarte mucho tiempo en colocar descripciones largas.

11.- Agregar notas o comentarios es realmente muy fácil.

12.- La mayoría de las interfaces son muy fáciles de usar, incluso si nunca has facturado.

Contras de usar un PAC

1.- El precio. Al igual que ocurría con las facturas en papel, estas tienen un costo según el número de folios que compres. En cualquier caso, el costo siempre varía según el volumen de tus operaciones. Un precio muy razonable de 50 folios ronda los $500.00 pesos ya con IVA incluido. Algunos lo darán más barato y otros no.

2.- Debes tramitar tu FIEL y Certificado de Sellos Digitales. Es una regla que el SAT impone.      

3.- Si te equivocas en hacer un documento debes usar folios, y esos cuestan.

4.- No es una opción si facturas menos de 10 documentos al año.

5.- Los PAC para operar, están sujetos a la autorización del SAT, por lo que hay que revisar las listas que año con año el SAT publica.

Como verás hay diferencias muy grandes entre una y otra, pero al final, todo depende de qué es lo que necesitas como empresa.

Categoría: /