CEAPM
Escrito por Fernando Jiménez Ávila
Visto: 593

La asociación municipal, llamada también intermunicipalidad, se entiende como la unión voluntaria de los ayuntamientos para resolver problemas comunes en materia de servicios públicos y mejorar su función en un territorio coherente y responde a la necesidad de racionalizar los recursos, las acciones administrativas y la gestión de servicios.

El carácter voluntario de la asociación es decisivo y condición indispensable para que cada municipio, en ejercicio de su autonomía y funciones como gobierno, pueda libre y voluntariamente decidir su unión con uno o varios municipios próximos, para resolver ciertos problemas comunes. La idea principal es que cada municipio puede hacer y formalizar una cooperación entre municipios vecinos para hacer posible, en la unión solidaria de esfuerzos (materiales, técnicos, financieros, administrativos, de gestión, etc.), la realización de una obra o el mejor funcionamiento de uno o varios servicios públicos que, por su magnitud o costo sobrepasaría los recursos de cada uno de los participantes.

La intermunicipalidad debe ser considerada una herramienta o mecanismo de trabajo conjunto en el que varios municipios encuentran puntos a resolver mancomunadamente. En este sentido, una asociación y cooperación intermunicipal puede constituirse con una vocación única, es decir, los municipios se asocian para resolver un tipo de problema y, también, pueden hacerlo teniendo una vocación múltiple, esto es, sus integrantes se unen para solucionar más de un problema en común, utilizando este medio o herramienta de agrupamiento.

Categoría: